Seguinos

Estrategias nutricionales en época de crisis en el Chaco

La actividad fue organizada por Pioneros del Chaco S.A./Expo Pioneros 2021 y contó con el auspicio de las cooperativas Chortitzer, Neuland y Fernheim con el apoyo del MADES/PNUD- Proyecto Green Chaco.

La ganadería chaqueña es altamente dependiente de los pastos. Su pasto más cultivado es el Gatton panic, una forrajera de la especie Panicum máximum que tiene excelente adaptación al suelo fértil y al clima semi-árido del Chaco paraguayo. Pero solo produce suficiente forraje durante la estación de lluvias en verano, entre 5 a 7 meses al año.

Para los meses de invierno, cuando no crece el pasto, por frío o por sequía, el productor necesita utilizar las reservas forrajeras para alimentar sus animales. Estas reservas pueden ser de dos tipos:
• Henos del propio Gatton o de Brachiarias

• Ensilajes de maíz o sorgo, sembrados en verano (época de lluvias) y conservados para tal fin.

Para este artículo vamos a utilizar de ejemplo una estancia de 500 hectáreas de pasturas, con una carga animal de unas 500 cabezas aproximadamente, con ciclo completo: Cría, Recría y Engorda.

Estancia 500 ha de pasturas

Categoría

Promedio cabezas

 Vacas cría

                      180

         200

 Terneros

                      140

         160

 Recría/Engorda

                      160

         180

 Toros

                           6

              8

 TOTAL

                      486

         548

 Fuente: Manfred Friesen – SAP Chortitzer

 

Vamos a ver más adelante, que la cantidad de reservas necesarias para pasar el invierno son de aproximadamente 15% del área (75 hectáreas), de las cuales 50 hectáreas son destinadas para hacer fardo a las vacas y toros y 25 hectáreas para hacer ensilaje pata los terneros y las fases de recría y engorda.

Este es un punto muy importante que debemos respetar: Hacer diferentes alimentos para las diferentes clases animales.

FARDOS:

Los animales en pastoreo “despuntan” el pasto. Buscan e consumen preferencialmente las hojas. Cuando hacemos fardos, cosechamos los tallos, que son de baja digestibilidad para los animales jóvenes, pero para las vacas andan bien. Son ideales los fardos de la propia pastura, que en nuestro caso son de Gatton panic o Brachiarias.

Para su mantenimiento en invierno, cada vaca necesita unos 7 kg de fardo picado al día y si tenemos un presupuesto de 150 días de sequía, serían 1.050 kg. O sea, vamos necesitan por cada estación seca de 3 a 5 fardos por vaca. Esto significan 50 hectáreas si consideramos un rendimiento de 25 fardos por hectárea para nuestro ejemplo del artículo, con un hato de 180 a 200 vacas de cría más 6 a 8 toros.

Además, debemos considerar que en muchos inviernos amenos vamos a necesitar mucho menos. Talvez de 1 a 3 fardos/vaca la mayoría de las veces y, en este caso, solo reponemos lo que gastamos.

ENSILAJE:

Como no tenemos los pastos digestibles de los climas fríos (Alfalfa, acevén, avena, …) y nuestros pastos “pasados” utilizados para hacer heno no son adecuados para los animales jóvenes (que aún no desarrollaron a plenitud su rumen), la mejor opción que tenemos es hacer ensilajes de maíz o sorgo para estas categorías.

Vamos a necesitar unos 15 kg de un buen ensilaje por día para cada animal. Y si consideramos suplementar entre 100 y 150 días (un promedio de 125 días) serían 1.875 kg por cabeza. O sea, que una hectárea con 30.000 kg de maíz o sorgo “planta entera” alcanza para 15 animales. Para nuestro ejemplo, de las 500 hectáreas, donde tenemos entre 300 a 340 animales en recría/engorda, vanos a necesitar menos de 25 hectáreas para su suplementación invernal.

Conclusiones:

  • Con solamente 15% del área (10% de fardos y 5% de silo) podemos hacer reservas para los animales pasaren todo el invierno sin mayores problemas.
  • También podemos usar granos y subproductos para su alimentación, pero lo principal que es el voluminoso, con este 15% tenemos garantizado.
  • Cuanto a los subproductos podemos utilizar la cascarilla de soja, el afrecho de trigo, la semilla de algodón y el expeller de cártamo. Pero los dos últimos tienen limitantes de inclusión por su alto aceite.
  • Cuanto a los granos además de los balanceados disponibles, podemos utilizar el maíz, el sorgo y el expeller de soja.
  • Para situaciones específicas y para evaluar cual es el mejor y más económico producto o subproducto, consultar con un asesor particular o usar los Servicios de Apoyo al Productor (SAP) de las Cooperativas, pues las condiciones y precios varían de acuerdo con las distancias, épocas del año y la categoría animal a ser suplementada.

Contactanos