Seguinos

Claves para un silaje de alta calidad

La tendencia en el mundo es el aumento de la participación de forrajes, principalmente silaje, en la ración de los rodeos ganaderos.

La ventaja de esto, aparte de una mejora en la eficiencia de conversión (aumento de kg de leche o carne por kg de alimento), es un aumento en la salud de los animales. Por lo tanto, nuestros desafíos a la hora de hacer un forraje conservado son:

  • Mejorar la utilización de la proteína
  • Concentrar mayores niveles de energía
  • Aumentar los niveles de fibra digestible

Cuando hablamos de un forraje conservado (como lo es un silaje o un heno), nos referimos a un método de conservación, donde nuestro objetivo es CONSERVAR un alimento (cultivo) a lo largo del tiempo, manteniendo su calidad y cantidad, para poder alimentar nuestros rodeos todo el año. Sabiendo que todo proceso de conservación no mejora la calidad inicial, tenemos que lograr nuestro mayor potencial de cantidad y calidad de los cultivos al momento de la cosecha, por esto el proceso de un forraje conservado comienza cuando planificamos el cultivo a sembrar y finaliza cuando llega a la boca de cada uno de nuestros animales.

  • HENIFICACION

Si hablamos de henificación, estamos frente a un proceso de conservación a través de la deshidratación del cultivo, lo que va hacer que ningún microrganismo pueda desarrollarse. Por esto la principal variable que debemos prestar atención y MEDIR la MATERIA SECA.

Si confeccionamos henos (pueden ser en forma de rollo o fardos) con una humedad mayor al 20 %, podemos tener procesos de deterioro como, por ejemplo, una reacción, que se llama Maillard (reacción química entre una proteína y un azúcar), donde se produce una desnaturalización de la proteína (queda indisponible para el aprovechamiento del animal) y se puede producir un aumento de temperatura, hasta llegar a prenderse fuego. Otro ítem importante a considerar en la henificación es el almacenamiento, guardar los rollos o fardos bajo techo, protegido de las lluvias y la humedad, nos va a permitir mantener la calidad por un tiempo prolongado.

  • SILAJE

El silaje es un método de conservación a través de una fermentación, esto quiere decir un proceso químico – biológico con ausencia de oxígeno, en donde participan un variado grupo de microrganismo, algunos deseados para lograr un proceso fermentativo y otros no deseados. En este último grupo tenemos los hongos y levaduras, que son los principales responsables del deterior del material que ensilado. Los principales aliados para una correcta fermentación son las Bacterias Acido Lácticas (LAB), que a partir de un azúcar soluble produce ácido láctico (de gran poder acidificante), disminuyendo el pH del ensilado (a menor pH mayor acidez en el medio) hasta lograr un nivel de acidificación en el medio donde no se desarrollen ningún microorganismo.

Para lograr el objetivo que las LABs predominen el proceso fermentativo tenemos que manejar distintas variables como la materia seca y la ausencia de oxígeno. La primera es fundamental ya que la característica que la distingue de las Bacterias Ácidos Acéticas (microorganismos anaeróbico participante del proceso fermentativo también) es que se desarrollan mejor en medios con menor % de humedad (trabajando con materias secas entre 35 y 38 %).

El oxígeno es nuestro principal enemigo es el silaje, cuando ingresa a la masa ensilada empiezan el desarrollo de levaduras y luego hongos, por lo tanto, los procesos fermentativos.

Durante la confección la manera de eliminar la mayor cantidad de oxigeno de la masa ensilada es aumentando la densidad del silaje (los kg de material por metro cubico). Esto lo podemos realizar de la siguiente manera:

  • Disminuir la tasa de llenado
  • Adherir un tractor adicional para pisar
  • Disminuir el espesor de la capa que desparramos sobre el silo
  • Agregar peso a la parte de atrás o delantera del tractor
  • Procesar de grano

Dar hermeticidad inmediatamente al sistema, tanto el correcto sellado de las bolsas, como el correcto tapado de silos aéreos, evitando la entrada de oxígeno que favorecerá el desarrollo de los microorganismos aeróbicos que consumen los nutrientes del material.

El uso de inoculantes bacterianos beneficia al proceso fermentativo, aumentando la población de LABs y acelerando el tiempo de acidificación del medio, llegando más rápido a pH de estabilización.

Para lograr un silaje de excelente calidad, necesitamos cosechar un cultivo de excelente calidad, cuando hablamos de maíz o sorgo, estamos hablando de un silaje energético. El órgano de almacenamiento de energía en estos cultivos es el grano en forma de Almidón, por lo tanto, lo primero que buscamos son híbridos de alta producción de grano.

El procesado de grano tanto de maíz como de sorgo beneficia el aprovechamiento de este. Sin un buen procesado no aprovechamos toda la energía que tiene nuestro silaje. También en el caso del maíz un buen procesado de grano, favorece el trabajo para lograr densidades correctas.

Conclusiones:

HENO

  • Controlar la MATERIA SECA a la hora de confeccionar
  • Un buen acondicionamiento nos permite acelerar el secado
  • Acondicionar correctamente es la clave para conservar la calidad del HENO

 

SILAJE

  • Nuestro mayor enemigo es el OXIGENO
  • El porcentaje de MATERIA SECA es la variable a controlar, junto a la DENSIDAD para lograr un silaje de calidad
  • Realizar un excelente cultivo para obtener un excelente ensilado
  • Realizar un correcto dimensionamiento
  • Una correcta extracción no permite disminuir perdidas de calidad y cantidad
  • Sellar el Silo
  • El uso de inoculante nos ayuda a una rápida disminución del pH
  • Procesar el grano es de GRAN IMPORTANCIA PARA LOGRAR UN CORRECTO APROVECHAMIENTO DE LA ENERGIA DEL GRANO

Ing. Agr. Fernando Clemente

fermclemente@gmail.com

Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros

Contactanos